viernes 03 de diciembre 2021

Rafael, el dueño del peor es andar a pata

Le presentamos la historia de un salvadoreño que es reconocido por las impresionantes cargas que transporta en su vehículo, un padre de familia ejemplar que sufrió un accidente, aun así continua trabajando para sacar adelante a los suyos.

Son imágenes virales, fotografías y vídeos que saturan las redes sociales, para muchos es uno de los vehículos más reconocidos de El Salvador y evidentemente no por ser último modelo, circula por todos lados atrapando miradas por las impresionantes cargas que transporta y por un mensaje muy peculiar.

Rafael Marroquín lo sabe, es el propietario de este Corolla 1976 que desde hace 7 años le ha permitido ganarse la vida con sacrificios pero honradamente.

Rafael tiene 31 años de edad, es padre de familia y por ende cabeza de hogar, la falta de oportunidades lo llevó a comprar este vehículo a $600 dólares, que ha utilizado para transportar de todo, logrando así ganarse la vida a diario, para muchos Rafael es un ejemplo de salvadoreño luchador pero lamentablemente su vida cambio desde hace unas semanas.

Hace unos días, en plena jornada de trabajo, se cayó de su vehículo, lo que parecía un simple golpe en realidad fue una fractura de tobillo que ha requerido varias cirugías, está preocupado porque debe gastar en medicamentos pero sobre todo porque tiene a una familia que alimentar, su responsabilidad es más fuerte, es por eso que con apoyo de uno de sus hijos sigue trabajando, en colonias cercanas hacen diversos viajes, así consiguen el pan de cada día.

Alexander se ha convertido en su apoyo, es el hijo menor y ahora el conductor de la guarolita como llaman cariñosamente al vehículo, Rafael aunque desee no puede hacer las jornadas completas, sin embrago no se da por vencido, dice que está acostumbrado a trabajar a pesar de muchas adversidades incluso críticas por su carrito, que por cierto soporta más de 35 quintales de

carga gracias a modificaciones que le ha realizado a pesar de su vieja y deteriorada carrocería.

Este hombre residente en La Hacienda Copapayo de Armenia en Sonsonate, está atravesando una etapa complicada pero trata de ser fuerte, busca demostrar que se puede salir adelante, en su caso para cumplir las responsabilidades de padre y esposo, sin importar su pierna recién intervenida, tiene la esperanza que pronto sanara y regresará a las carreteras a transportar todo tipo de carga en su deteriorado pero fiel vehículo que roba miradas vaya donde vaya.

Cerrar