lunes 06 de diciembre 2021

Hechos del Agro – Religiosas cultivan hortalizas orgánicas

En Hechos del Agro conoceremos un convento donde se ejecuta un interesante proyecto agrícola que aparte de beneficiar a la congregación también está empoderando a cientos de familias en colonias y comunidades de Santa Tecla.

Hay pedidos que cumplir por eso aquí se trabaja a toda prisa, son mujeres que han desarrollado gran agilidad para aliñar pollos, es decir quitarles las plumas, retirarles las vísceras y cortarlos en piezas si es que los clientes lo desean, lo llamativo es el proceso, lo hacen de manera artesanal.

Son religiosas carmelitas, misioneras de Santa Teresa, en el centro Divina Providencia ubicado en la colonia Quezaltepec de Santa Tecla, tras estas paredes aparte de elevar oraciones al todopoderoso este grupo de religiosas se dedica a la crianza de aves de corral que posteriormente son comercializadas pero eso solo es parte de un gran trabajo que realizan, también se están dedicando a la producción de hortalizas siguiendo una iniciativa que busca beneficiar a feligreses y habitantes de la zona en general.

Podemos decir que este campo de producción también es una escuela agroecológica, a este lugar llegan personas que son capacitadas para que puedan producir sus propios alimentos libres de químicos.

Israel Morales es el referente de producción agroecológica del proyecto, es representante además de la Fundación para el Desarrollo Socioeconómico y Restauración Ambiental, Fundesyram, institución que acompaña la iniciativa, que nació para producir los alimentos de la congregación pero el resultado fue tan exitoso que decidieron promoverlo y tratar de replicarlo en comunidades de bajos recursos económicos.

Al final los objetivos se lograron y el trabajo de las religiosas carmelitas misioneras creció, ahora también se dedican a la venta de las cosechas que recolectan en estas áreas, todos los días en el centro divina providencia comercializan lo producido a precios simbólicos, lo mismo hacen las familias beneficiadas con el proyecto en diversas comunidades de Santa Tecla que aparte de garantizar alimentos generan ingresos económicos ofreciéndole al publico las hortalizas que aprendieron a cultivar gracias a este ejemplar grupo de mujeres.