Miércoles, 29 de Agosto de 2018 | 2:37 pm

Indígena boliviana de casi 118 años no está en el Guinness

Sentada en un rústico banco bajo el sol invernal, Julia Flores Colque, de casi 118 años, le alegra el día a su familia y sus mascotas con su música.

La mujer quechua nació el 26 de octubre de 1900 en un campamento minero en las montañas, según consta en su cédula de identidad.

Es la más longeva de Bolivia y quizá del mundo, pero su familia casi analfabeta no escuchó hablar del Récord Guinness y tampoco parece interesarle.
Colque sorprende por su lucidez. Toca el charango y canta coplas en quechua, la única lengua que habla.

A pesar de su edad, no le duele nada.

La centenaria fue pastora de llamas y ovejas en su niñez en las montañas hasta que migró al valle en la adolescencia. Aprendió a leer de adulta. Vendía frutas y verduras de los alrededores y la base de su alimentación fue la comida natural.

En abril de este año, a los 117 años y 260 días, murió en Japón Nabi Tajima, quien ostentaba el Récord Guinness de la mujer más longeva del mundo.

Una vocera del Guinness World Records dijo a The Associated Press que Colque no ha sido propuesta "para el título de la persona más longeva del mundo".

La mujer nunca se casó ni tuvo hijos. Es la menor de cuatro hermanos ya fallecidos y vive desde siempre con su sobrina nieta, su esposo y dos hijos de ésta.

La alcaldía y una fundación privada mejoraron la casa rural de Colque. Construyeron un retrete con inodoro, ducha y piso de cemento para reemplazar el pozo ciego en la tierra. Colocaron un pasamano para que la anciana vaya al baño en la madrugada.

En su pequeño cuarto están sus sandalias de goma de llanta, sus faldas, mantas y un sombrero blanco de copa cuelgan de clavos en las paredes de adobe. Su cama es una litera desvencijada.

Aunque no ha llegado su cumpleaños, Colque celebra este día con música y pastel.
 

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios