Viernes, 15 de Marzo de 2019 | 1:01 pm

Hechos RSE - Programa Jóvenes Súper Pilas

En Hechos RSE conoceremos el programa Jóvenes Super Pilas que impulsa World Vision en El Salvador y que ha beneficiado a más de 1200 jóvenes.

Todas las mañanas Yanira Marisol llega al mercado del municipio de Izalco en Sonsonate para vender pan, desde las cinco hasta las nueve de la mañana lo dedica a su primer trabajo.

Su jornada no termina ahí, luego de vender pan viaja unos 40 minutos a la comunidad El Castaño en Caluco, Sonsonate, lugar donde reside, en su casa tiene un pequeño negocio y es la venta de chocobananos, paletas y charamuscas.

Se acerca el mediodía y Yanira Marisol comienzo a preparar comida, el menú de hoy: pollo encebollado, arroz y ensalada acompañado de fresco natural, a sus 23 años, esta joven impulsa un negocio de comida, junto a su hermana y ex cuñada entregan el alimento a los profesores del centro escolar ubicado cerca de su vivienda, el costo del plato varia, según el menú.

Ella es una de las más de 1200 jóvenes beneficiadas con el programa Jóvenes Súper Pilas que impulsa World Vision en cinco municipios de El Salvador, a través del fortalecimiento de sus habilidades para la vida, subsistencia, mejoramiento de oportunidades de educación, empleo y autoempleo, al menos así nos cuenta Estela Ajcat, técnico del proyecto en Sonsonate.

Nos explica que Jóvenes Súper Pilas se centra en el desarrollo de habilidades de los jóvenes que les permite elaborar e implementar un plan de vida en tres posibles alternativas: estudio formal, empleo y emprendimiento, fue precisamente en este último donde se benefició a Yanira Marisol, con charlas sobre quién soy, empleabilidad, emprendimiento y ciudadanía, además de la donación de un freezer para impulsar aún más su negocio de venta de chocobananos.

El programa que es financiado por la Fundación Barret de Canadá, impacta positivamente la vida de unos 600 jóvenes en el departamento de Sonsonate y 15 en Caluco, donde los apoyan a retomar la escuela, buscar un empleo o emprender, en nuestra historia, Yanira Marisol está fortaleciendo su negocio, tiene planes de volver a la escuela y está aprendiendo computación en la casa de la cultura de Izalco, donde World Vision ha equipado, bajo el programa, un centro de computo.

Yanira Marisol es madre de 2 hijos y dice que a futuro, no solo le gustaría darles una vida mejor a ellos, sino tener su propio negocio, donde pueda ofrecer una diversidad de platillos a precios económicos.

Solo en Sonsonate, el programa ha establecido un asocio con la corporación alemana y Agape para que los jóvenes emprendedores, apliquen para capital semilla, lo que se traduce en 300 dólares en concepto de insumos y herramientas básicas para su negocio, además de formar 33 perfiles de negocios, a quienes se les está dando seguimiento.
 

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios