Miércoles, 15 de Mayo de 2019 | 5:08 pm

Científicos sirven filete cultivado en laboratorio

Los científicos en Israel están cultivando sus propios filetes con la esperanza de que la carne cultivada en laboratorio pueda algún día ayudar a resolver el problema de la producción de alimentos y el cambio climático.

La cría de ganado es una fuente importante de gases de efecto invernadero y los investigadores de todo el mundo están buscando formas alternativas de producir carne y pollo.

Profesor Shulamit Levenberg, Universidad de Technion: "En el tejido muscular esquelético se toman los músculos y luego se cultivan en un andamio con la esperanza de obtener un trozo de músculo que luego se puede implantar y con esta tecnología en mente decidimos pasar al andamiaje comestible y utilizar células de bovinos, células de vacas, para hacer que este trozo de tejido sea comestible, por lo que es un tipo de carne que realmente se puede comer."

Con sólo unos pocos milímetros de grosor y el tamaño de una tarjeta de crédito, los científicos han necesitado tres semanas en el laboratorio para conseguir que esta carne alcance su tamaño máximo.

Con un precio de cincuenta dólares estadounidenses, cuesta mucho más que un filete tradicional, pero su fabricante Aleph Farms cree que la carne cultivada como ésta podría algún día ayudar a reducir el daño ambiental causado por el ganado.

Cada una de las tiras de carne se cultiva a partir de células extraídas de un animal vivo, alimentadas con un líquido rico en nutrientes y mantenidas a una temperatura que imita el interior de una vaca.

Didier Toubia, Director Ejecutivo, Aleph Farms: "Hoy en día se necesitan entre dos y tres semanas para cultivar un filete, una rebanada de carne, en nuestro laboratorio. Cuando nos mudamos a instalaciones comerciales que llamamos granjas biológicas, tomará una cantidad de tiempo similar. Y eso hay que compararlo con dos a dos años y medio para producir un bistec con los métodos de cultivo industrial de hoy en día."

Aleph Farms es sólo una de varias nuevas empresas israelíes que compiten con empresas de todo el mundo para crear una carne cultivada, a un precio competitivo, que además tiene el aspecto, el sabor y el olor del producto original.

Anne Marie Garcia, Associated Press
 

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios